Extractos del libro «Yo vine aquí a luchar»

Spread the love

– “Cuando intentaba enfrentarme al inicio de mi enfermedad, para mí era como llevar una doble vida. Como Peter Parker en Spiderman, en el momento en que le pica la araña venenosa. A mí me picó la ataxia y adquirí una personalidad secreta. Día tras día, por los pasillos del colegio, por las escaleras, en el patio, en las clases… Construí un mundo interior privado que me servía para sobrellevar lo que ni siquiera sabía que me estaba ocurriendo. Un día le conté esto a una amiga, sentadas las dos en su coche. Nos reímos muchísimo, tragándonos las lágrimas, cuando caímos en la cuenta de que, según esa metáfora, yo era una superheroína”.

 – “Un día cualquiera mi madre y yo estábamos en la sala de espera del médico. Después de horas me tocó entrar; ella me preguntó si quería que me acompañase y dije que no. Me levanté de la silla, insegura, vi lo que me costaba llegar a la consulta… y se me cayó el mundo encima. Me armé de valor y le pregunté al médico cómo pedir una silla de ruedas. Él se quedó impresionado por mi firmeza. Yo también.

Confiaba en que la conversación no fuera a más, porque en estos casos siempre me sobrepasaba la tristeza. Pero el médico se interesó por cómo me sentía. Entre lágrimas, dije: —Últimamente no muy bien, la verdad—. Me sugirió que pidiera cita para la psicóloga, lo pensé y respondí que sí. Y de repente me hizo una pregunta como una bofetada:

—¿Piensas alguna vez en suicidarte?

Dejé de llorar y lo miré, atónita.

—Joder, tampoco es para tanto”.

 

– “Me imagino cuánto me facilitaría la vida que los sitios a los que voy no estuvieran plagados de escaleras, puertas estrechas, baches, sillas incómodas… He aprendido a no dejar que esos pensamientos me limiten más. Esto es muy fácil decirlo, lo difícil es aplicarlo a la vida. Yo intento aplicarlo a la mía, día a día, y cuesta. No siempre lo consigo.

A pesar de todas las limitaciones, vuelvo a salir. Tengo dificultades y necesito ayuda. Las personas discapacitadas tenemos que pedir ayuda. Yo tengo la suerte de contar con ella; los que no la tienen, griten pidiéndola, a profesionales, a sus allegados… No hay que avergonzarse de pedir ayuda, de pedir amor. Hay que salir de casa y pedir auxilio. Se pueden hacer tantas cosas que merecen la pena, ir a tantos sitios, conocer a tantas  personas… No es común que te presten ayuda de la manera que esperas”.

        Mery                

Acerca de María Pino Brumberg

María Pino Brumberg (Santa Cruz de Tenerife, 1981) es licenciada en Geografía por la Universidad de La Laguna, autora y defensora de la integración de las personas con discapacidad. Desde los 13 años se enfrenta a una rara enfermedad degenerativa, la Ataxia de Friedreich. Entre las herramientas que utiliza con eficacia para luchar por sus derechos (que son los de muchos otros también) destacan el correo electrónico, las redes sociales, la escritura, la protesta directa, la paciencia incalculable y la mirada de dragón. En 2010 publicó Con Alas en los Pies (Ed. Idea), un libro autobiográfico que alcanzó varias reediciones, con más de 1500 ejemplares vendidos en Canarias. Transmite un mensaje de superación personal y concienciación, y aspira a ayudar a derribar muchas de las barreras físicas y psíquicas a las que tanta gente se enfrenta a diario, para que la integración sea una realidad tangible y no solo una palabra. Como conferenciante ha pasado por diversas instituciones públicas y privadas de forma solidaria (sobre todo, centros educativos). En 2012 asume el reto de autoeditar su obra a través de Bubok [http://www.bubok.es/]; reescribe su autobiografía actualizándola en el fondo y la forma, y la pone a disposición del público, con el fin de que todo el que quiera, desde cualquier parte del mundo, pueda conocer su historia… Así nace Yo vine aquí a luchar [http://www.bubok.es/libros/219588/Yo-vine-aqui-a-luchar].
Esta entrada fue publicada en Yo vine aquí a luchar. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Extractos del libro «Yo vine aquí a luchar»

  1. Ana Joyanes dijo:

    Enhorabuena, superheroína.
    Tu lucha va a ser muy importante para muchos.

  2. dani dijo:

    me encantas ,eres buena, pero que muy buena. Te conozco desde hace años y todavía no hay un día que no me dejes de sorprender. Te quiero mucho

  3. Miguel-A dijo:

    ¡Enhrabuena, María!
    Un abrazo.
    MiguelA.

    • Princess dijo:

      esperamos tenerlo el af1o que viene!! pero somos mcouhs autores de diferentes idiomas, que tenemos que tener las cosas muy claras para que salga perfecto jeje, como esperamos que sea!! te avisare9, recuerda un poco al relevo de oscurece en Edimburgo, besitosssssssssssss

    • Poompat dijo:

      Eres grande, tinees fuerzas, los mejores deseos para ti . y aunque no lo creas, esto es un proposito de Dios . y el tiene grandes cosas para ti, por tu perseverancia, por tu lucha adelante que tu puedes!!!! XOXO

  4. diego dijo:

    Un abrazo muy grande Mery…

    • Umut dijo:

      Mi querida Mareda, todo mi apoyo al pryceoto. Eres un ejemplo de tesf3n y empef1o. Que tu propf3sito lleve la alegreda a todos los amigos y amigas que, como tfa, luchan por superar la adversidad y ver la luz. Se9 feliz

  5. guillermo dijo:

    Acabo de adquirir tu libro, tengo ganas de conocer esta realidad específica desde el punto de vista personal, cansado ya de leer estudios o noticias de administraciones/organismos, etc. Vamos a la persona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *